Mundo multipolar contra la guerra

la traducción de Rayen – muchas gracias

Mundo multipolar contra la guerra

Un urgente llamado a una coalición multipolar de la paz.

Nuestro mundo se encuentra en un crítico y peligroso punto de transición. La política destructiva de las intervensiones militares unilaterales y cambios ilegales de régimenes, puestos en práctica e impulsados por los EE UU, sus aliados y sus medios de comunicación, ha conducido a un posible enfrentamiento militar entre las grandes potencias mundiales que podría desatar una nueva guerra mundial.

Ha llegado la hora de hacer frente a estas serias amenazas para la humanidad. Hay que restablecer el respeto por los principios de soberanía, autodeterminación y no intervencionismo y el cumplimiento del derecho internacional público deben ser la prioridad máxima.

Este es un llamamiento urgente para que todas las naciones, organizaciones, movimientos y personas de todo el mundo se unan y promuevan la creación de una coalición global que busque evitar la catástrofe a través de un reforzamiento de la cooperación de una diplomacia multipolar, pacífica y el derecho internacional para, a la vez, rechazar categóricamente el intervencionismo y las agresiones unilaterales.

¿Queremos un mundo unipolar en el cual el occidente dirija el destino del mundo o un mundo multipolar en el cual los estados soberanos colaboren en un entorno de paz, de cooperación y de respeto mutuo?

Evidentemente NOSOTROS, la mayoría global, escogemos lo último.

Unámonos firmando, dando a conocer este llamamiento y/o difundiendo este comunicado y todo tipo de esfuerzos similares.

“NO al la guerra…SI a un mundo multipolar”.

—————————————————————-

Aquí la versión más larga y detallada de la declaración:

Un mundo multipolar contra la guerra

Un llamado urgente a una coalición de la paz

Nuestro mundo se encuentra en un crítico y peligroso punto de transición. La política destructiva de las intervensiones militares unilaterales y cambios ilegales de régimenes, puestos en práctica por los EE UU y sus aliados , ha conducido a un posible enfrentamiento militar entre las grandes potencias mundiales que podría desatar una nueva guerra mundial.

Este es un llamamiento urgente para que todas las naciones, organizaciones, movimientos y personas de todo el mundo se unan y promuevan la creación de una coalición global que busque evitar la catástrofe a través de un reforzamiento de la cooperación de una diplomacia multipolar, pacífica y el derecho internacional para, a la vez, rechazar categóricamente el intervencionismo y las agresiones unilaterales.

El mundo se encuentra en esta situación a causa de la despiadada política exterior que se practica, graves violaciones de los derechos humanos y la destrucción deliberada de culturas enteras. Después del fin de la guerra fría, se estableció el nuevo cambio agresivo de política de los EE UU en un documento de la PNAC (Proyecto para un Nuevo Siglo Estadounidense) y fue publicado en septiembre de 2000. El título es: “ Reconstrucción de la defensa estadounidense” (Rebuilding America Defenses) y en este documento está fijado claramente que:

… Si se debe conservar y consolidar una paz estadounidense, la indiscutible hegemonía militar de los EE UU tiene que tener prioridad como fundamento indiscutible…”

Amparándose en los medios de comunicación y lemas como “guerra contra el terrorismo”, ”armas de destrucción masiva” o “humanidad”, los EE UU (junto a sus aliados) practican esta abierta doctrina imperialista, por medio de la ampliación de la OTAN, empezando varias guerras para controlar los recursos extranjeros y por medio de la instalación de un centenar de bases militares en ultramar.

Jefes de Estado que se resisten son eliminados por ataques militares no autorizados o por revoluciones de colores. Contaminan regiones enteras con municiones cancerígenas de uranio empobrecido. Justifican la aplicación de torturas, vigilancia electónica, guerras cibernéticas, drones asesinos y el descenso de las libertades ciudadanas nacionales – mientras que los alertadores que amenazan con revelar los delitos son criminalizados.

También se desencadenará una guerra económica en forma de sanciones y capitalismo sin escrúpulos por medio de acuerdos comerciales decretados y negociados con máxima discresión como el ATCI y también por manipulaciones financieras contra estados enemigos e incluso contra aliados para obligarlos a someterse.

¿Se ha vuelto el mundo más seguro con todo esto? ¿Cuáles son los resultados de estas acciones unilaterales? Las promesas de más democracia, de seguridad nacional y prosperidad económica por las intervensiones del occidente solo han dejado como legado estados fracasados y resultados catastróficos.

Por otra parte, esta política unilateral también está dirigida contra Rusia y China y expone a la humanidad al riesgo de una guerra mundial termonuclear.

En Asia Oriental Washington considera el dinámico crecimiento de China como una amenaza estratégica para los intereses de los EE UU y ha reaccionado por medio de agitaciones y la delimitación de China mientras, al mismo tiempo, se estimulan estrategias territoriales con los países vecinos de China.

Al mismo tiempo se negocian y se ponen en práctica, tratados neoliberales de libre comercio, como el ATCI, para contrarrestar la influencia económica de China de tal manera que las empresas pueden explotar a los trabajadores, el medio ambiente pasa a segundo plano y naciones enteras se están volviendo impotentes.

Entretanto, los EE UU y la OTAN apoyan en Ucraina a un régimen corrupto con relaciones nazis que han llegado al poder por medio de un violento golpe de estado. La política represiva de este régimen desató una guerra civil, que tuvo como consecuencia más de un millón de refugiados. Los habitantes de Crimea que estaban en contra del golpe decidieron en un referéndum unirse nuevamente a Rusia.

A pesar de que más del 90 % de los habitantes votaron por una unificación, autoridades occidentales y medios de comunicación acusaron a Rusia por la intromisión y decidieron aplicar fuertes saciones económicas y estacionar personal militar de la OTAN y armas directamente en la frontera de Rusia. El occidente considera incluso transferir nuevamente armas nucleares „contra la amenaza rusa“. ¿Es de esta manera más seguro el mundo?

Una coalición compuesta por los EE UU, naciones de la OTAN y países del Golfo lideran una campaña ilegal a dos bandas para combatir al mismo tiempo el terrorismo y el cambio de régimen y exige que dimita un presidente electo más.

No obstante, esta coalición liderada por los EE UU apoya a mercenarios extremistas que tienen conexión con Al Qaida y el ISIS, a los que llaman „Oposición moderada“, para hechar abajo al gobierno sirio. Por tanto, mientras condenan el terrorismo y se comprometen a combatirlo, continúan al mismo tiempo entrenando, financiando, armando y apoyando al mismo grupo que presumen combatir.

Peor aún es que la coalición liderada por los EE UU, que opera de forma ilegal, sin mandato de la ONU y sin autorización del gobierno sirio, realiza operaciones militares separadas solo con un finalidad completamente diferente y en el mismo campo de guerra que Siria, Rusia, Irán, la coalicion legal que están bajo el mandato de la ONU, que por otro lado es apoyada por gran parte de los sirios que temen por su vida.

En vez de proceder con fuerzas conjuntas contra el terrorismo, el occidente aviva aún más la crisis por medio de retótica bélica, peligrosas provocaciones y el escandaloso desacato del derecho internacional público. ¿Es de esta manera más seguro el mundo?

El papel de los medios de comunicación en el fomento de esta guerra y de la política destructiva no debe ser sobreestimado. Aunque manifieste un jefe de estado, una religión o una nación entera, – los medios de comunicación occidentales refuerzan las tesis y lemas occidentales para aterrorizar a la opinión pública y apoyar guerras, en vez de informar sobre los verdaderos hechos.

La crítica motivada en la polítca se emplea para desacreditar a Rusia y Siria, que „en realidad“ combaten el terrorismo y defienden sus propias fronteras según la medida permitida por la ley. Regularmente se formulan acusaciones dudosas contra Rusia y su presidente sin tener ninguna prueba, mientras que los medios de comunicación occidentales legitimizan estas afirmaciones desenmascaradas – una tergiversación más de la realidad. De esta manera se retrata a Rusia como una amenaza, que está al mismo nivel del ISIS!

No hay que olvidar quién demonizó a Saddam Hussein y Muammar al-Gaddafi y quién es realmente responsable del caos que ahora reina en Afganistán, Iraq, Libia, en Yemen, en Siria y en Ucraina. Y quién sigue amenazando otras naciones – incluyendo a Rusia, China e Irán.

En el marco de una creciente crisis ecológica, extrema pobreza y el progresivo aumento de las tensiones sociales y religiosas, esta política exterior extrema que practican el occidente y los medios de comunicación solo está collevando a que haya cada vez más terroristas, más víctimas, más refugiados, más pobreza y más destabilización – y está llevando al mundo cada vez más cerca del borde del abismo.

Ha llegado la hora de hacer frente a estas serias amenazas para la humanidad. Hay que restablecer el respeto por los principios de soberanía, autodeterminación y no intervencionismo y el cumplimiento del derecho internacional deben ser la prioridad máxima. A pesar de que la mayoría de las naciones los respetan, son Rusia y China las potencias mundiales que fomentan el concepto de la multipolaridad y que actúan como contrapeso a la hegemonía occidental.

A excepción de posibles problemas de la política interior, su enfoque cooperativo es apoyado por la mayoría de las naciones, por alianzas globales como el movimiento no alineado, el G77 o el OCS (Organización de Cooperación de Shanghái) y por las alianzas latinoamericanas (UNASUR, ALBA y CELAC).

Estas naciones con orientación multipolar ofrecen, además, alternativas a las instituciones controladas por el occidente y sus prácticas neocoloniales. Sus instituciones multilaterales y proyectos de desarrollo como los BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudafrica), Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) y el masivo “proyecto de desarrollo euroasiático” “New Silk Road” se basan en el principio del no intervencionismo y el respeto mutuo.

Totalmente diferente a los acuerdos comerciales del occidente, lleva la colaboración bilateral con estas naciones multipolares a mayores resultados beneficiosos para muchos países industializados y en vías de desarrollo en África, Latinoamérica, Asia y Europa.

En total, son la mayoría de las naciones del mundo las que fomentan un enfoque multipolar de la situación global basado en los principios de la Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Y este es justamente el motivo por el cual el occidente quiere que este proyecto fracase – porque representa una amenaza para su hegemonía global.

Por eso todos los que quieren paz – ya sean naciones, organizaciones, movimientos o individuos de todo el espectro político, económico, social y cultural – deberían juntarse y llamar con una sola voz por el fomento de la multipolaridad. Tenemos que acallar juntos la alteración de los hechos a través de los medios de comunicación del occidente con el apoyo de medios de comunicación verídicos de las naciones con orientación multipolar.

Todas estas voces se podrían organizar por medio de grandes conferencias en una coalición con iniciativas, posiciones políticas y hasta una plataforma conjunta.

Esta coalición multipolar debería movilizarse a una fuerza que pueda llevar al occidente a un distanciamiento de su política destructiva por medio de la modificación del fomento político y económico para las naciones que persiguen un equilibrio político de cooperación y diplomacia (o que lo desean).

Incluso como individuos podemos hacer presión contactándonos con autoridades y medios de comunicación, a través del cambio de nuestras costumbres en votaciones y modelos de consumo para, de esta manera, apoyar a los defensores de la multipolaridad. Más que un llamado a la solidaridad, este tiene que ser una fuerza política que se basa en un movimiento de raíz para cambios positivos.

Desde la asamblea general de la ONU el 15 de septiembre de 2015 y los hechos que le siguieron, se han hecho visible para todos dos formas diferentes de diplomacia. Estas han puesto al mundo frente a una simple disyuntiva: ¿Queremos vivir enu un mundo unipolar en el cual las guerras de las potencias del occidente decidan sobre la suerte del mundo o en un mundo multipolar, en el cual los estados soberanos colaboran los unos con los otros, en un entorno de paz, cooperación y respetuo mutuo? No hay duda de que la mayoría global escoge la última posibilidad.

Por este motivo NOSOTROS, la mayoría global, que juntos en solidaridad abogamos por paz y diplomacia, declaramos resumidamente lo siguiente:

Respetamos la soberanía de todas las nacioness y su derecho a autodeterminación. Creémos que el futuro de CADA país lo tienen que decidir solo los ciudadanos de este país, independiente de amenazas e intromisiones externas y que todos los conflictos multinacionales deben ser resueltos por medio de procesos políticos y negociaciones diplomáticas.

Apoyamos a todas las nacione que practican un enfoque colaborador y multilateral. La peligrosa y contraproducente política de intervenciones militares unilaterales representa una violación del derecho internacional público y tienen que ser condenada a nivel mundial.

Apoyamos a naciones y coaliciones multinacionales que colaboran decididamente para acabar con el terrorismo. Naciones que están involucradas de forma directa o indirecta con la formación, armamiento, financiamiento y apoyo de grupos extremistas con conexiones con terroristas, lo hacen violando el derecho internacional público y tienen que rendir cuentas de sus actos.

Valoramos y apoyamos explícitamente a los medios de comunicación globales que son justos y equilibrados y que informan objetivamente sobre los sucesos del mundo. Condenamos a los medios de comunicación con orientaciones occidentales, que demonizan a jefes de estado o a naciones y religiones enteras, que divulgan escandalosos informes falsos y que presentan una visión llena de prejuicios y unilateral de los hechos.

Nos comprometemos a intervenir a favor de esfuerzos no violentos, o apoyarlos, para fomentar la paz mundial y tolerancia frente a todos los pueblos y convicciones.

Unámonos firmando, dando a conocer este llamamiento y/o difundiendo este comunicado y todo tipo de esfuerzos similares.

NO al la guerra…SI a un mundo multipolar”.

 

 

Firmar aqui:

http://www.dw-formmailer.de/forms.php?f=5918_94111